Conversando con Paco Pepe Díaz Alejo

Posted on Abr 27, 2015

En esta oportunidad la Revista Generación Abierta tuvo el  agrado de  conversar con  nuestro corresponsal desde España y colaborador permanente de la Revista Generación Abierta a fin de conocer sobre su actividad en la Fundación Oeste.

P – Nos gustaría que puedas contarnos acerca de tu relación con la Fundación Oeste de la cual  sabemos que ha editado varios libros  de calidad y solvencia literaria.

¿En qué momento surge la Fundación Oeste y cuáles son los objetivos que se ha propuesto?

R – Hace cinco años tuve el honor de colaborar por vez primera en la Pagina de Letras de la Revista Generación Abierta. Entonces la Fundación Oeste había cumplido nueve años desde que fuera creada con el objetivo de difundir artes y letras.

A lo largo de su primer decenio de vida realizo exposiciones artísticas, conciertos, encuentros literarios y debates en Madrid, Barcelona, Horta de Sant Joan, Jaen, Granollers, Manresa y Tortosa. En Horta de Sant Joan, donde Picasso dijo “todo lo que se de pintura lo aprendi en Horta”, se realizaron conciertos de musica antigua,y contemporanea.

Entre los artistas que en ocasiones concurrieron habîa escultores como Angels Freixanet y Rocco Incardona, y pintores como Cristina Cerezales, Roberto del Villano, Josê  Hernández. Y a través de obras suyas estuvieron Ricardo Carpani, Victorio Macho, Moreno Carbonero, Antonio Saura y Antonio Seguî.

Dos meses después de la muerte de Carmen Laforet (28 febrero de 2004) que obtuvo a los 22 años el Primer Premio Nadal por su novela NADA, fue homenajeada proyectandose la película argentina GRACIELA, adaptación que hiciera Leopoldo Torre Nilson en 1956.

En un fórum posterior donde intervinieron escritores y críticos cinematográficos como Emilio Sanz de Soto, Cristina Cerezales Laforet y Carmina Casala donde se puso de manifiesto la influencia que en la juventud de los años cuarenta ejerciô en la juventud universitaria de España la obra referida, acuñándose el termino de “la generación de NADA” para aquellos jôvenes que en ese momento no tenîan referentes literarios mas alla de la Generación del 98.

En aquellos encuentros hubo espacio para los poetas que presentaron obras propias y otros como Héctor Miguel Ângeli y Juan Garcia Gayo cuyas obras fueron leidas por algunos poetas presentes.

Posteriormente, en Almuerzos Literarios en Santander otros autores argentinos fueron leidos como Luis Raul Calvo, Ofelia Funes, Nora Nardo y Máximo Simpson.

P – Desde nuestra visión vemos que estás abocado a estimular, colaborar e intervenir en obras de carácter cultural, intelectual, artístico, a través de tu participación, difusión y edición de materiales.

¿Es así?

R – Efectivamente, ademas de las acciones que acabamos de señalar, la edicion y difusión de materiales ha sido desde hace diez años una de nuestras mas importantes tareas. Ediciones artísticas y literarias han ocupado nuestros esfuerzos. Pero las ediciones hay que darlas a conocer y para ello hemos contado con la colaboración de tertulias literarias como Extranjera a la Intemperie y el Cafê Antonio Aliberti que acaba de celebrar su reunión 500 el pasado mes de mayo, ocasión en que estuvimos presentes. En ambos presentamos algunas obras como LA LUNA CONGELADA de Rocco Incardona y REFLEJOS DESDE EL ABISMO de Pablo Moretti.

En el gênero de relatos, Casto Fernández y Fernando Barrejôn enriquecen la lista de autores vivos a los que se suman Victoria Laina y su poemario HORAS y Héctor Miguel Ângeli con su obra teatral LA PARALELA.

P – Es una gran responsabilidad social la que le cabe  a la Fundación ya que desde su lugar a través de tu persona estás siendo no sólo un productor cultural sino también promotor  educativo, ya que se difunde a intelectuales que han dejado marcas en nuestras subjetividades, es una manera de pensar el presente y proyectarlo a la comunidad en general.

¿Cómo te sentís al respecto?

R – Esa pregunta me ha movido a recordar los nombres de personas con las que he tenido contacto directo a lo largo de mi vida y que al igual que para mi, para muchas otras personas que lean esto esos nombres tendrán un significado. Siendo chico, una actriz que se llamaba Lola Membrives a la que alguna vez mis papas me llevaron a ver obras interpretadas por ella, me fue presentada. Tendría yo unos diez u once años. Ella me pregunto: “¡tu también escribes?” en referencia a mi papa y a mi abuelo materno. Muy respetuoso le conteste : “No. Yo solo leo”. Me clavo sus ojos y sonriendo dijo “Muy bien contestado”.

Y es que yo mas que “homo sapiens” me considero “homo affectivus” y asi en teatro quise tomar contacto con personas como Jacinto Benavente, Maria Casares, Leonor Manso, y si se trataba de literatura busque a Alvaro Mutis,a Carmen Laforet, a Ernesto Sabato a Manuel Mujica Lainez, a Jose Manuel Blecua (con quien hace unos meses tuvimos unas declaraciones suyas para Generacion Abierta) o si se trataba de musica Victoria de los Angeles, Edith Piaf, Amancio Prada, Fernando Argenta, y asi tambien en el terrenos cientifico Hilario Fernandfez Long, Manuel Sadosky, Ernesto Garcia Camarero fueron aquellos de quienes pude aprender tanto como de los que no conoci personalmente sino a traves de sus obras como Bach, Falla,Vivaldi, Unamuno, Sartre o Gottfried Benn.

Y a través de lo que nos ocupa en la Fundación Oeste, busco trasmitir a otras personas los testimonios recibidos.

P – ¿Qué valores se trata de trasmitir a través de la Fundación Oeste?

R – Los valores que están contenidos en las obras donde sus creadores las incluyeron al hacerlas.

P – ¿De qué manera  se van pensando las nuevas propuestas culturales que enriquece nuestro lenguaje artístico?

R – La obra, una vez creada debe vivir por si misma y nutrirse de lo que le aporten quienes se acerquen a ella.

P – ¿Cuáles son las próximas acciones que tiene pensada de la Fundación Oeste?

R – En este momento estamos elaborando una nueva edición de un libro de poemas ilustrados con dibujos. Creo que corresponde dar la palabra a la autora Celia Fischer quien a los pocos días de regresar yo al frío otoño madrileño en diciembre de 2014, recibí una carta que trascribo.

“Estaba en el balcón conversando con un amigo entrañable, ex-alumno, mostrándole los pájaros de Rocco mientras leíamos los poemas. Eran las 23 hs. de una noche agradable. De pronto nos sorprende la presencia de un colibrí que fue directo al farol de luz, sobre nosotros. Luego de revolotear se introdujo en el departamento y se quedó sobre un tapiz en una pared. Quietecito estaba y me acerqué y lo pude tomar con la mano. Primera vez que toco un colibrí. Como lo sujetaba blandamente se zafó de mi mano y se fue a la cocina. Allí se quedó. Desistí de tratar de alejarlo para no asustarlo más pues comprobé que además no era adulto. Luego lo vimos salir y se posó sobre la tierra de una maceta.

“Mi amigo me dijo: Aquí ya tenés un poema, Celia.

“Y yo pensaba en qué mensaje traía esta presencia alada. Los pájaros, cuando entran en una casa, quieren decir algo. Involuntariamente lo ligué a Rocco y mi amigo, sonriendo, me dijo que estaba pensando lo mismo. Entonces, llegamos a la conclusión de que en ese colibrí se había materializado el alma de Rocco con sus pájaros.

“Cuando mi visita se retiró y yo regresé, el pichón de picaflor ya no estaba. A todo esto había transcurrido una larga hora con su brillante y colorida compañía.”

En la carta se adjuntaban ocho poemas que leí una y otra vez.. Se había producido el “milagro”: una persona entra en contacto con una obra de alguien que no vive y a quien no conoció. Pero la obra vive e inspira a su autora a la creación de su propia obra.

Convencido del valor de los poemas recibidos, requiero una opinión sobre ellos y convoco a Héctor Miguel Ángeli a que reciba de manos de Celia Fischer lo que ha escrito. Su valoración positiva fue lo que lanzó el proyecto hacia adelante.

Una observación de la autora acerca der la necesidad de una música que acompañe la lectura me lleva a que Félix Sierra conozca los poemas. Y surgen de su pluma temas musicales que se incorporan a esta obra que presentaremos el próximo 20 de noviembre en el Café Antonio Aliberti, que cierra así su ciclo de reuniones en este año 2015 en el que se celebró otro 20, en este caso de marzo, la reunión número 500.